“El Parkinson avanza semana a semana. Mi hermana se está despidiendo. Queda un solo programa y no sé si va a grabarlo. No le gustó nada esto que pasóEstaba en el sanatorio Los Arcos y vio todo por televisión. Pinky siempre fue un ser tratado con amor“, lanzó contundente Raquel Satragno, hermana de Pinky, en referencia al delicado cuadro de salud que transita la conductora de televisión y que pone entre pinzas la posibilidad de que grabe su último programa en Memorias Desordenadas, ciclo que timonea en TV Pública junto a su sobrina, en homenaje a su larga y destacada trayectoria. 

Lo cierto es que, luego de trascender el video de Lidia que se hizo viral en los medios y las redes sociales (en donde se la ve durmiendo en plena grabación del programa sobre un sillón) todos sus familiares salieron a hablar puntualizando detalles de su situación actual y dando sentidos descargos ante la actitud que consideraron “maliciosa” por perjudicar su imagen. “Mi hermana es feliz haciendo ese programa, es un homenaje y ella se lo merece y de acuerdo, tiene una enfermedad que surgió apenas empezó el programa. Antes no tenía dificultades al hablar, estaba intacta pero después surgió un Parkinson que le dificultó más el habla, que la consumió un poco. Pero ella tiene derecho a terminar este ciclo porque es feliz con las visitas que recibe” inició en su relato entrecortado por lágrimas Raquel y continuó: “Convengamos que fue una de las mujeres más hermosas, la han llamado ‘el ángel de la televisión’, ‘la señora televisión’. ¿No merece terminarlo en paz y tranquila, sin discriminación?

Pinky es un emblema del periodismo y la televisión y su hermana, ex modelo, reconoció y destacó en diálogo con Confrontados (El Nueve) su gran trayectoria. “Quizá la gente joven no sabe quién es ella… Mi hermana es como el Marcelo Tinelli de hoy, la Susana de hoy, con una enorme historia en televisión. Es lindo que la vean. Está en condiciones de estar ahí”. 

Pese a que el hijo de Lidia, Gastón Satragno, haya comentado que su madre tiene principios de Alzheimer, además del parkinson, todos por amor a ella decidieron permitirle realizar la saga de 10 capítulos que grabó junto a Kari Araujo, su sobrina, sobre quien se apoyó para realizar las notas y el curso normal del programa. “Fue para darle el gusto a ella. Le cumplimos su último sueño, despedirse de su público. La pasa muy bien. Kari la tuvo que sostener, obviamente. Le dije que iba a tener que cubrir todo lo que ella no consigue porque no tiene la gracia, la rapidez y la belleza que tuvo siempre. Y no es fácil. Kari es un soporte para ella“.

Mientras su familia une fuerzas para verla feliz y sacarla adelante lo mejor posible, pese al alarmante cuadro de salud que hoy la acompaña, Raquel en medio de una lluvia de recuerdos sensibles reveló que su madre a los 12 años tuvo cáncer cerebral, la operaron y quedó con parálisis en la mitad del cuerpo. Por tal motivo, manifestó que “es una persona golpeada por la vida” y sumó sobre el presente que se vive con Pinky: “No hay que discriminar. Amo a mi hermana más que a nada. Disfruto viéndola en el programa. Todos hemos tenido un familiar que está partiendo. Mi hermana era deslumbrante”. Además confesó el dolor que siente de ver el paso del tiempo sobre la conductora: “Yo lloro en cada corte porque veo sus imágenes y me doy cuenta que el tiempo ha sido cruel con ella”.

Tiene una jubilación mínima, y duele que no hayan tenido la consideración de darle una jubilación digna. Ocupó un cargo público también. Fuera de eso, no tiene otro ingreso. Es tan madraza que tiene dos departamentos y en uno de ellos viven sus nietos. Y tiene personal que la cuida noche y día, y es un gasto enorme. No va a resolver los problemas económicos, a menos que venda una propiedad”, remató contundente.

Por todos los motivos mencionados, y tal como anunció Rodrigo Lussich,  el jueves 4 Pinky no estaría en lo que será la grabación del último programa del ciclo, el que quedará en manos de Kari Araujo.

A.A

Galería de imágenes

e-planning ad