Lo que parecía ser un reencuentro emotivo y alegre entre el Príncipe Harry y Meghan Markle en Canadá, se volvió una verdadera pesadilla para los Duques de Sussex y su hijo Archie, quienes fueron ‘invadidos’ por los paparazzi. 

Según adelanta el canal de televisión británico Sky News, el Príncipe Harry, enfurecido, tuvo que emitir una advertencia por el “hostigamiento de los fotógrafos que han acampado a las afueras de su casa en Vancouver”.

Todo comenzó cuando se viralizó una foto de Meghan Markle con Archie, dando un paseo en un parque público Horth Hill Regional Park junto a sus dos perros, Guy y Oz.

Los abogados de la pareja afirman que estas imágenes fueron tomadas sin su consentimiento, y que el fotógrafo se escondía entre los arbustos y estaba espiándola a Meghan Markle

También afirman que hubo intentos previos de fotografiarlos dentro de su hogar con objetivos de largo alcance y que los paparazzi estaban acampados permanentemente fuera del hogar de Meghan Markle y el Príncipe Harry.

Harry ya denunció hace unos meses estar sufriendo mucho por la persecución mediática, que el nieto de la Reina Isabel llegó a comparar con la que sufrió su madre, la princesa Diana.

En este sentido, según recoge Sky News, los abogados de Meghan Markle y el Príncipe Harry han mostrado sus serias “preocupaciones de seguridad sobre cómo los paparazzi han estado conduciendo en Canadá” para conseguir material fotográfico. ¡La pesadilla los persigue!