Tras 10 años, la banda cubana presentará su nuevo trabajo disco “Gourmet”, con una serie conciertos y su primer show del 2019, sería en nuestro país.

La banda cubana de música urbana Orishas volvió a reunirse luego de diez años para lanzar un nuevo álbum, “Gourmet”, y tiene previsto durante el primer semestre de 2019 su primer show en la Argentina.

“Era vital regresar y, sobre todo, reencontrarnos en Cuba. Llamé a Ruzzo y a Roldán y les dije: ‘¿Estamos listos para empezar de nuevo?’ y la respuesta fue ‘ Hace rato’. Eso fue el 25 de noviembre del 2015 y el 12 de diciembre estábamos en La Habana grabando el video de ‘Isla bella’“, repasó Yotuel Romero durante una entrevista con Télam.

El líder del conjunto insistió con que “era importante que la primera canción de este reencuentro fuera en Cuba y para Cuba. Y así recordar de dónde veníamos y a partir de ahí arrancar con esta etapa nueva”.

El nuevo disco del trío pionero de la fusión cubanaurbana cuenta con la participación de Melendí, Franco De Vita, Silvestre Dangond, Beatriz Luengo, Yomil y El Dani, Madcon, Jacob Forever y Chucho Valdés.

La entrevista con Télam

– Télam: En 20 años, ¿la esencia de Orishas cambió algo con la madurez de ustedes y sus trayectos solistas?

– Yotuel Romero: Al contrario, con este nuevo disco fuimos a rescatar mucho más allá nuestra tradición. Fue como abrir de nuevo ese baúl del tesoro del son, del bolero, del mambo, de la contradanza y de la rumba. Esa es nuestra mochila que salimos a defender. Es lo que somos, cuando escuchás Orishas escuchás Cuba. Nunca vamos a cortar ese cordón umbilical, porque si lo hacemos no somos nosotros.

– T: “Gourmet” es un disco más reflexivo y en el que incursionan en otros géneros, ¿Cómo pensaron la llegada a las nuevas generaciones con la incursión del reggaetón pero sin caer en letras que cosifiquen a la mujer?

– Y.R.: Lo hicimos por una sencilla razón: demostrarle a las nuevas generaciones cómo se le tiene que hablar a la mujer. Esa misma gente que compone esas canciones tan grotescas y horribles, cuando se sientan el domingo con su mamá al lado y le dice “cántame una canción”, ¿qué le cantan? Quisimos demostrar que se pueden hacer canciones de despecho, de desamor, de nostalgia, de añoranza, sensuales pero sin caer en la sexualidad.

– T: ¿Sienten que el reggaetón y la bachata se adueñaron de lo urbano?

– Y.R.: El reggaetón no tiene problema, el problema es la letra. No hay que endiablar al reggaetón ni al trap, es la letra que hacen ellos que está mala. También escuché trova o rock con letras malísimas. El problema es que hay que saber escribir las canciones.

– Ruzzo: Hoy todo el mundo quiere hacer reggaetón, hay artistas que hicieron otra música y que están desesperados por incursionar en este género. No hay que perder su esencia, el que nació urbano nació urbano, dónde está el relevo, por eso no aparece el nuevo Charly García, el nuevo Fito Páez o el nuevo Soda Stereo. ¿Me van a decir que son Los Wachiturros? Escuché su música y pobrecitos, hacen lo que pueden.

– T: ¿En esta vuelta se sienten parte del folclore latinoamericano?

– Y.R.: Nosotros empezamos a ser un grupo cubano que representa a los cubanos y nos convertimos en un grupo cubano que representa a los latinos. Entonces, ya no podemos solamente cantarle a Cuba y mezclar solamente con la música cubana porque nos escuchan en Argentina, en Perú, en Nicaragua, en Bolivia, en Costa Rica y en Colombia. A partir de ahora vamos a seguir mezclando en todos los discos sin miedo con boleros, tango, chacarera, ritmos mexicanos o trompetas.

[embedded content]

Comentar