Marcela Fiorillo Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

A Marcela Fiorillo le gustan las distancias largas. Geográficas y musicales. Por eso, para poder estar en esta, la que llama su ciudad, tuvo que tomar un vuelo muy largo desde Canberra (Australia), lugar en el cual reside desde hace ya 12 años. También tuvo que recorrer otra distancia, esta vez en el tiempo, para preparar Pasión, el concierto de piano que ofrece hoy en la Usina del Arte, en el cual va a interpretar una selección de piezas que comprenden cinco siglos de música española.

Este concierto, afirma Fiorillo, busca difundir compositores y piezas desconocidas del repertorio español y tiene su origen en la grabación de un CD que resultó de un proyecto impulsado a través de la Universidad de Australia y patrocinado por el Ministerio de Cultura española. “Cuando le preguntás a cualquier persona sobre música española lo primero que responden es flamenco. Los que conocen un poco más de repente nombran a Albéniz. Pero casi no se conoce el resto del repertorio, que es maravilloso y que va desde los clavecinistas hasta los representantes del nacionalismo folclórico. Tanto al CD como al concierto lo quise llamar Pasión, porque cada uno de estos compositores que seleccioné han hecho música que desborda emoción y que revela también un gran entusiasmo por describir sus raíces”.

Como punto de arranque seleccionó música sefaradí, que corresponde según explica la pianista, a lo primero de las tradiciones que se ha conservado. “Es una transcripción de una canción de cuna hecha por Joaquín Rodrigo y en sus melodías se pueden apreciar parte de las culturas que influyeron en el Sur de España. Después vendrá una obra para clavecín del Padre José Gallés, un fiel representante de esos monjes quienes en su vida monacal se dedicaron a componer y enseñar música. Es un tipo de música muy directa, poco adornada y de gran impulso rítmico”.

Isaac Albéniz, Enrique Granados y Manuel De Falla, los tres máximos representantes del nacionalismo folclórico español, además de otras piezas del no tan difundido Joaquín Turina, ocupan el resto del programa. “No fue labor sencilla esta selección, pero traté de elegir obras que representaran bien cada uno de los periodos transitados por estos compositores. Hay quienes dicen que la “Suite Iberia” de Albéniz es la más grande obra escrita en piano sobre música española, de ella escucharemos “Triana”, perteneciente al cuaderno 2. Después de Granados y sus “Danzas Españolas”, terminaremos con Turina y De Falla, dos compositores que son mucho más sinfónicos que pianísticos puesto que su producción está más ligada a ese terreno. “Serenata Andaluza” es una de las cuatro únicas obras que De Falla escribió para piano y aquí la escucharemos”.

Haber estado viviendo en Australia significó también la oportunidad de tocar en el sudeste asiático. Son públicos que tienen muy poco contacto con lo que es la música hispana y entonces para Fiorillo su difusión se convirtió algo así como en una especie de misión. “Concretamente con la música argentina y ahora con esta selección de música española hay un deseo muy grande de tocarla y brindarle a otros aquello que tengo muy unido al alma. También creo que el artista tiene la obligación implícita en la difusión de sus raíces”.

Con una gira que después la lleva a Chile, esta pianista no ha dejado de compartir su carera de concertista con la enseñanza. “Uno debe de devolverle a la vida lo que esta le ha dado. Tuve el privilegio de tener grandes maestros y me gusta sembrar a futuro lo que ellos me trasmitieron. Elegir la música como forma de vida es un camino muy complejo en esta época de tanta inmediatez y me interesa ayudar en este tránsito”.ß

Pasión, cinco siglos de música española

Por Marcela Fiorillo

Hoy, a las 11, en la Usina del Arte, entrada libre y gratuita

Marcela Fiorillo
Marcela Fiorillo Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

¿Te gustó esta nota?