El 8vo. Festival de Música de los Siete Lagos, uno de los más prestigiosos de América Latina, comienza hoy en Bariloche y Villa La Angostura, y se extenderá hasta el 2 de febrero, con un amplio repertorio de música de cámara, un Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas, charlas formativas y numerosos conciertos.

Bajo la dirección musical de Germán Clavijo, notable violista argentino que integra la famosa Orquesta Sinfónica de Londres, el encuentro volverá a conjugar lo artístico y formativo, a través de conciertos y actividades en donde se podrá tomar contacto con algunos de los más destacados músicos a nivel internacional.

“Después de ocho años podemos decir que el Festival se ha consolidado como uno de los más importantes, no sólo en Argentina sino también en Latinoamérica”, dijo Clavijo a Télam

“Hemos crecido y lo seguimos haciendo año a año. Cada vez más y más personas se acercan porque tienen ganas de aprender. El círculo de músicos que viene a tocar y a dar clases es maravilloso, de primer nivel, y creo que está dando frutos”, resaltó.

El programa de este año prevé la presencia de las violinistas Maia Cabeza (Estados Unidos) y Miriam Helms Ålien (Noruega), los violistas argentinos Germán Clavijo y Silvina Álvarez, los chelistas Kate Gould (Gran Breteña) y Pablo Bercellini (Argentina); y los instructores de instrumentos de la Royal Academy of Music de Londres, Eva de Vries (violín) y Jean Ryoo (viola).

También habrá una master-class abierta al público a cargo de la pianista Alexander Panizza y un concierto dedicado a los niños a cargo de la escuela Sonidos de Huemul, dirigida por Teresa Usandivaras.

Esta edición también contempla un Concurso Nacional de Jóvenes Pianistas, en el que participarán Clara Muñoz (Villa María, Córdoba), Rodrigo Evangelista (Bahía Blanca, Buenos Aires) y Gastón Frydman (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), quienes serán evaluados por un jurado integrado por Panizza, Edith Fischer (Chile) y José Luis Juri (Argentina).

El cierre, en el Centro de Convenciones de Villa la Angostura, correrá por cuenta de la Camerata Siete Lagos, que abordará un programa con obras de Benjamin Britten, Edvard Grieg y Dmitri Shostakovich.

En charla con esta agencia, Clavijo, quien trabaja en la organización del evento desde 2011, se refirió a la importancia de este encuentro y al crecimiento que experimentó a través de los años.

P- ¿Qué objetivos persigue a la hora de asumir la dirección musical de este Festival?

Germán Clavijo- Al llevar más de 25 años fuera fuera del país, siempre me ha atraído tocar en Argentina y aportar mi granito de arena a la formación y al estímulo de jóvenes músicos, que intentan progresar. La Patagonia es un sitio geográficamente lejano de lo que son los centros musicales y artísticos, y viene muy bien, al menos una vez al año, que podamos aportar lo nuestro y pasar material a los chicos para que puedan seguir trabajando y formándose.

P- ¿Qué criterios priman a la hora de programar las obras?

GC- Es un festival de música de cámara, mayoritariamente de cuerdas con piano, e intercalamos lo que son obras clásicas muy centrales del repertorio, con obras que no se tocan a menudo, sobre todo en Argentina. Intentamos ir acercando obras y compositores menos conocidos para el público en una medida justa para ir incorporándolos a este tipo de repertorios.

P- ¿Qué importancia le atribuyen los músicos a sus respectivas convocatorias a este Festival respecto a los realizados en otros lugares del mundo ?

GC- Tengo la fortuna de formar parte de una de las mejores orquestas del mundo, que me lleva por escenarios y auditorios espectaculares de todo el mundo. En todo caso, mi visión es que es la música la que nos conduce, así que tocar en una sala u otra, o en una ciudad más o menos importante no cambia nada. El fundamento es hacer música con la mayor sinceridad y honestidad posible y llevarla al público de manera cercana. Para mí, este Festival tiene un valor sentimental y emocional muy grande porque es una actividad que hago en un país, pero para los músicos, en general, lo más importante es la música y poder transmitírsela al público.

T- ¿A qué atribuye el crecimiento de este Festival?

GC- Creo que el público que viene a los conciertos percibe que el nivel de los músicos y de los conciertos es realmente fabuloso. Además, el boca a boca ayuda mucho al crecimiento y reconocimiento del Festival.

T- ¿Siente que se rompe ese mito de que la música clásica no convoca mucho público?

GC- Personalmente, creo que es verdad que la música clásica nunca ha sido una cuestión de masas. Siempre está la sensación de que es algo minoritario y, a veces, se la tilda de elitista. Nada más lejos de la realidad. Todos los conciertos que hacemos en los Siete Lagos son gratis y viene todo tipo de público. A la gente, a veces, le cuesta acercarse porque nunca han estado en un concierto de música clásica y no sabe cómo comportarse, cuándo aplaudir. Pero eso no tiene la menor importancia. Cuando la gente se acerca y se le ofrece un producto de altísimo nivel, lo percibe intuitivamente, aunque sea la primera vez que va a un concierto. Siente la magia que hay en todo eso, se engancha y luego repite.

“El público que viene a los conciertos percibe que el nivel de los músicos es fabuloso. Además, el boca a boca ayuda mucho también”,

sostiene Germán Clavijo, sobre el acompañamiento del público.

Habrá un concierto para los niños, que tendrá a Teresa Usandivaras dirigiendo a los alumnos de la escuela Sonidos de Huemul la participación de la Camerata Siete Lagos.

La programación

de la primera semana

Miércoles 24 de enero a las 21 en el Centro de Convenciones de Villa La Angostura: obras de Ludwig van Beethoven, por Miriam Helms-Alien y Maia Cabeza (violines), Germán Clavijo (viola) y Kate Gould (chelo); Aleksandr Borodin, por Miriam Helms-Alien y Eva de Vries (violines), Jean Ryoo (viola) y Pablo Bercellini (chelo), y Max Bruch, por Maia Cabeza, Miriam Helms-Alien, Eva de Vries e integrantes de la Camerata (violines), Silvina Álvarez y Jean Ryoo (violas) y Pablo Bercellini y Kate Gould (cellos)

Viernes 26 a las 21 en el Centro de Convenciones de Villa La Angostura: obras de Robert Schumann, Dmitri Shostakovich y Ludwig van Beethoven, por Kate Gould (chelo) y Alexander Panizza (piano).

Sábado 27 de enero a las 21 en el Centro de Convenciones de Villa La Angostura: obras de Antonín Dvořák, por Miriam Helms-Alien y Eva de Vries (violines), Silvina Álvarez (viola), Pablo Bercellini (chelo) y Alexander Panizza (piano), y Franz Schubert, por Maia Cabeza y Miriam Helms-Alien (violines), Germán Clavijo (viola) y Kate Gould (chelo).

Domingo 28 a las 21 en el Camping Musical Bariloche, Llao Llao: obras de Ludwig van Beethoven, por Miriam Helms-Alien y Maia Cabeza (violines), Germán Clavijo (viola) y Kate Gould (chelo); Aleksandr Borodin, por Miriam Helms-Alien y Eva de Vries (violines), Jean Ryoo (viola) y Pablo Bercellini (chelo) y Max Bruch, por Maia Cabeza, Miriam Helms-Alien, Eva de Vries e integrantes de la Camerata Siete Lagos (violines), Silvina Álvarez y Jean Ryoo (violas) y Pablo Bercellini y Kate Gould (chelos).

Lunes 29 de enero a las 21 en la Capilla Virgen de la Asunción de Villa La Angostura: obra de Johann Sebastian Bach, por Maia Cabeza (violín), Germán Clavijo (viola) y Kate Gould (chelo).