Los videos son dos. En el primero puede verse cómo uno de los atacantes sujeta por el cuello a la víctima, mientras lo aplasta contra uno de los bancos de la formación. Su cómplice, de cabello canoso, está cerca y observa todo, ayudándolo. Hasta que otros dos hombres intervienen para que se detenga y suelte al adolescente.