“Es una beba muy buena, me deja dormir un montón. Tiene su cuna, pero por ahora duerme al lado mío. Hay una conexión única, no paro de decirle te amo, la miro y no puedo creer tenerla, no quiero que crezca más”, afirmó la actriz, quien reconoció que, por el momento, su vida se reparte entre sus casa de Norldelta y el barrio porteño de Núñez.