1983

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

El escritor pasó una semana en Buenos Aires luego de 10 años de ausencia. Contó sus primeras sensaciones del espíritu democrático que se vivía en aquella época, como extrañó el olor a jazmines, se quejó de las calles estropeadas y dejo un mensaje a los argentinos que aún hoy sigue vigente: “No hay que andar buscando figuras que puedan salvarnos. Si no nos salvamos nosotros como pueblo, no nos salvaremos más”.

Julio Cortázar