¿En qué se parecen el célebre asaltante inglés Ronald Biggs y el actor brasileño-argentino Juan Darthés? En principio en nada, pero un detalle de políticas de extradición une a ambos: supieron o se enteraron en algún momento de que Brasil es uno de los pocos países del mundo con un sistema de extradición muy favorable para sus nativos: Biggs se hizo brasileño ya que tuvo un hijo en Río de Janeiro y Darthés volvió a vivir al país donde nació hace 56 años.

A Juan Darthés se le vino el techo encima de a pedazos. Primero fue la actriz Calu Rivero quien lo denunció de manera mediática: “Se sobrepasaba en las escenas con los besos y los tocamientos”, dijo la chica en 2016 en referencia a la tira “Dulce Amor” (2012). Luego otras dos actrices menos conocidas también lo acusaron de acosador, una de ellas contó que Darthés usó la frase “mirá como me ponés” a la hora de llevar la mano de la chica a su cremallera.

Biggs robó casi 3 millones de libras esterlinas en un tren que unía Glasgow-Londres. | AP

Ronald Biggs adquirió fama mundial después de que en 1963 asaltara junto con otros secuaces en tren postal que unía Glasgow-Londres del que se llevaron casi 3 millones de libras esterlinas (7 millones de dólares). La prensa bautizó al hecho como “el robo del siglo” más que nada por la planificación que llevó dos años y porque no hubo violencia (solo le dieron un cachazo al maquinista). Después del golpe, la banda se ocultó en una granja que habían alquilado con documentos apócrifos. Cuando Scotland Yard dio con el sitio, halló los sacos del correo y algo de comida. Un tablero de un juego de mesa llamado “Monopoly” que habían llevado y dejado olvidado los 15 asaltantes fue letal: en él estaban las huellas digitales de los autores del hecho.

Hace diez días, y a partir de la denuncia por violación de la actriz Thelma Fardin contra Darthés, el techo del actor se cayó del todo. En esta ocasión, además del escrache mediático, la chica ya había hecho la presentación en por abuso sexual en Nicaragua. El supuesto hecho ocurrió cuando Fardin tenía 16 años y Darthés, 45, lo que configura un delito grave en ese país con penas de 15 a 20 años de prisión.

AFP

“Si bien el hecho ocurrió hace 9 años no habría problemas de prescripción”, dijo a la prensa Gerardo Rodríguez Olivas, presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua.

El funcionario recordó que “en base a un tratado de extradición de Argentina y Nicaragua se iniciaría el proceso de extradición. Entonces Argentina tendría dos opciones, porque el tratado lo que dice es que cuando la persona requerida, en este caso la supuesta persona que comete el delito, es del país nacional, como creo que sería éste caso, ahí es opcional, no es obligatoria la entrega. Entonces Argentina tendría la opción de decidir si lo extradita o no”. Allí, seguramente Darthés empezó a pensar en su viaje a Brasil.

Ronald Biggs, junto con varios de sus cómplices, fue atrapado y condenado a 30 años de prisión el 20 de enero de 1964. Un año y medio más tarde, huyó de la prisión HM Wandsworth. Con algo de la plata que le tocó en el asalto se fue a París, donde se hizo una cirugía plástica y luego se supo que estuvo unos años en Australia. En Sydney, Ronnie supo que Scotland Yard lo tenía ubicado. Y probablemente haya escuchado la frase histórica que suena a modo de slogan: “Brasil no extradita a brasileños”. En 1971 con pasaporte falso, recaló en Río de Janeiro

La madrugada del 20 de diciembre, Darthés abordó un avión en el aeropuerto de Rosario y se fue a San Pablo. El actor es ciudadano brasileño y como tal lo ampara la ley 50 de la Constitución, que impide que cualquier ciudadano de ese país sea extraditado por un delito que cometió fuera del territorio: “Ningún brasileño será extraditado, salvo el naturalizado, en supuesto de delito común, practicado antes de la naturalización o de comprobada vinculación en tráfico ilícito de estupefacientes y drogas afines, en la forma de la ley”.

En 1973, Ronald Biggs convocó a una conferencia de prensa en Río donde se declaró ciudadano brasileño ya que “soy padre de un niño y por lo tanto no pueden extraditarme a Inglaterra”. Desde entonces, Ronnie se convirtió en una celebridad carioca. Grabó con bandas como Sex Pistols (su tema “Nadie es inocente” fue muy conocido, con la banda alemana Die Toten Hossen y los argentinos Pilsen). Cobró derechos por las muchas películas sobre “El robo del siglo” y fue guionista de la película “Prisionero en Río”, que narra su vida. En 1981 fue secuestrado y llevado a Barbados. Los secuestradores pretendían dinero de la policía británica, pero Barbados no tenía tratado de extradición con el Reino Unido y Biggs fue enviado a Brasil.

AFP

Lo último que se supo de Juan Darthés es que trabaja en un restaurante de un pariente en San Pablo y que su esposa lo abandonó. Busca abogado en Brasil, donde parece tener pensado quedarse, En la Justicia de Nicaragua, la causa se encuentra de momento detenida.

Sabrina Cartabia, defensora de Fardin, explicó que en el país centroamericano “comenzó la feria” judicial y que van a continuar intentando generar los lazos de cooperación internacional entre ambos países para poder avanzar. Si el pedido de extradición aparece desde Argentina o desde Nicaragua, tal vez Darthés repita la frase de Biggs: “Soy ciudadano brasileño y no me pueden extraditar”.

En 2001, un cansado Ronnie anunció se entregaría después de 36 años en calidad de prófugo. El diario The Sun, quien pagó 30 mil dólares a uno de los hijos de Biggs, intervino en el negociado. El delincuente quedó detenido: tenía que cumplir los 30 años de condena. En 2009 fue indultado por razones humanitarias. Y murió el 18 de diciembre de 2013 a los 84 años sin dinero y a causa una apoplejía.