Sin la prótesis dental ni el látex que simula la cicatriz de la quemadura en el cuello ni los gestos aprendidos a imagen y semejanza de Carlitos, Balthazar Murillo se muestra como un chico retraído, sensible, y de pocas palabras, aunque con el aplaque de un adulto.

Este viernes 16, cuando Netflix estrene la serie Apache: la vida de Carlos Tevez, su vida y su carrera cambiarán de manera abrupta, quizás como la del futbolista cuando debutó en la primera de Boca. “Me da un poco de miedo. Más que nada por la magnitud, por dónde se va a ver”, confiesa, con la transparencia de un adolescente de 15 años.

Balthazar empezó a trabajar en publicidades a los seis años. A los ocho, Luis Ortega lo convocó para la película Lulú. Al poco tiempo, Adrián Caetano también lo quiso para un papel menor de su filme Mala. La cosa pintaba bien para este joven talentoso que vive con sus padres y su hermano mayor en Villa del Parque.

Pero jura que nunca imaginó que su primer protagónico llegaría para encarnar a un ídolo personal como Tevez, y en una serie que seguramente tendrá repercusión mundial. “Es un sueño. Mi primer protagónico, siendo tan chico, y sobre la vida de Carlos…”, reflexiona, con los ojos brillosos.

Cuenta la historia que fue Carlitos quien eligió a Balthazar mientras miraba fotos de los chicos que se habían presentado al casting para emular y contar la historia familiar del de Fuerte Apache antes del futbolista profesional. “Es verdad. Me vio parecido. Me lo contó el propio Carlitos, aunque ya me lo habían contado antes”, asegura.

Balthazar Murillo juega al futsal en Comunicaciones, pero ahora está lesionado. Foto: Andres D'Elía

Balthazar Murillo juega al futsal en Comunicaciones, pero ahora está lesionado. Foto: Andres D’Elía

“Cuando estoy caracterizado, nos parecemos mucho. No hay muchas fotos de él de chiquito. Pero hay una que está sentado en una canchita, con la de All Boys, en esa me veo muy parecido”, cuenta Murillo, que apareció en varias series de industria nacional: Nafta Súper, La fragilidad de los cuerpos y Un gallo para Esculapio. Su deseo más próximo: “Estar en El Marginal, y volver a trabajar con Luis (Ortega)”, sostiene.

Mirá también

Cómo será la serie de Carlos Tevez, según su director

-¿Conocías algo sobre la historia de Tevez?

-La historia de adulto. De cuando era chico, nada. Él nos contó la historia de vida de cada personaje, en una reunión donde estábamos todos los actores de la serie. Estuvo buenísimo.

-¿Cómo fue la preparación para encarnarlo?

-Fueron como dos meses de pre producción. Ahí tuve que entrenar en Club Parque, tuve que ir a una fonoaudióloga, que me ayudó a hablar con la prótesis dental y a copiar algunos gestos faciales de él: cómo dejar la boca abierta, respirar más por la boca que por la nariz, dejar la lengua afuera. También trabajé con una nutricionista. Un montón de cosas previas que estuvieron buenas para el personaje.

-Ahí llegó la etapa de rodaje. Contame la experiencia de grabar en Fuerte Apache. ¿Conocías el barrio?

-No lo conocía. De nombre nomás. El Fuerte nos sirvió un montón: grabamos en todos los escenarios reales y nos servía a nosotros para sentir que estaba pasando en serio. Después, la parte más linda para mí fue conocer a grandes actores, a Alberto Ajaka, a Vanesa González, a Sofía Gala. Fue una aventura re linda. Además yo soy fan de Carlos.

Carlos Tevez, de niño, con la camiseta de All Boys. El viernes, Netflix estrena Apache, la serie que cuenta su vida.

Carlos Tevez, de niño, con la camiseta de All Boys. El viernes, Netflix estrena Apache, la serie que cuenta su vida.

-Participó gente del Fuerte.

-Sí, actuaron no actores. La gente en el Fuerte fue muy amable. Nunca tuve miedo. Pero era muy loco estar grabando ahí, en el mismo lugar. Carlitos fue un par de veces al rodaje.

-Tenés algo en común con Tevez: jugás al fútbol.

-Sí, juego al futsal en Comunicaciones. Voy desde los 2 años al club, como socio. En 2017 jugué en cancha de 11, pero volví a futsal. Y después me quebré el pie. Pero al mes empecé la serie.

Apache, la vida de Carlos Tevez. Foto Imagent tv.

Apache, la vida de Carlos Tevez. Foto Imagent tv.

-¿Pensás que influyó a la hora de elegirte?

-No, porque no es una serie de fútbol. No hacía falta… no era requisito, digamos.

Mirá también

El triste final del mejor amigo de Carlitos Tevez

-Además de Apache, trabajaste en muchas series con historias fuertes. ¿Cómo lidiaste con eso siendo chico?

-Ehhh… en esa época lo vivía como un juego. Pero ahora que estoy más grande entiendo que no es un juego.

-¿Y cómo te la rebuscas para ir al colegio, jugar al fútbol, filmar…?

-Bueno, al fútbol ahora no estoy jugando porque sigo lesionado. Al colegio voy a la mañana, salgo a la una menos cuarto y ahí me voy a grabar cuando tengo que grabar.

-¿En el colegio ya te reconocen?

-Un poco. Más los profesores. Cuando salió La fragilidad… y Un gallo…, ahí noté que empezaron a reconocer más en la calle. Después se olvidaron un poco (risas).

-¿Qué te genera que te reconozcan?

-Vergüenza. Soy muy tímido.

Balthazar Murillo ya tuvo experiencia internacional: fue a españa, a grabar una ficción. Foto: Andres D'Elía

Balthazar Murillo ya tuvo experiencia internacional: fue a españa, a grabar una ficción. Foto: Andres D’Elía

-¿Ya viste algo de la serie terminada?

-Vi el primer capítulo nada más. Estoy esperando al viernes.

Tevez y Murillo en el rodaje de Apache, que se filmó en el barrio donde se crió el jugador de Boca. Foto: Torneos/Alejandro del Bosco

Tevez y Murillo en el rodaje de Apache, que se filmó en el barrio donde se crió el jugador de Boca. Foto: Torneos/Alejandro del Bosco

-¿Por qué? ¿Qué te pasa cuando te ves en pantalla?

-No me gusta escuchar mi voz. Pero es algo que me pasa en general. No puedo ni escuchar los audios que mando por Whatsapp. A veces me veo para ver cómo quedó, pero me da un poco de cosa. Igual sé que está bueno para mejorar cosas, para darte cuenta de lo que hiciste mal o que no salió muy bien.

-Ya habías trabajado con Caetano. ¿Cómo es tu vínculo con él?

-Es un grande. Nos llevamos re bien. Siempre fue bueno conmigo, y si tenía alguna pregunta me la respondía.

-¿Es un director que te marca cosas, que está encima de los actores?

-Sí. Está muy encima. 

-¿Y a vos cómo te gusta que te dirijan?

​-Depende. Si es un personaje que no existe, capaz me gusta ponerle mi punto de vista. Pero como este es un personaje icónico y que lo conoce tanta gente, tenía que estar bien encima, fijándose si dejaba la boca abierta o que los gestos estén bien.

-¿Qué podés contar de esos encuentros con Carlitos?

-El primero fue en la segunda prueba de maquillaje de la cicatriz. Mi mamá me dice que tenía que volver al set para hacer otra escena y ensayar. Y a la media hora apareció Carlos. Me quedé así como tonto, no sabía qué hacer. Lo viste siempre por la tele y verlo ahí, haciendo su vida normal, es re loco…

-¿Y qué hiciste?

-Ese día estaba tan nervioso que no le pude hablar, te juro. Pero después se me pasó y él es re buena onda. Igual, siempre que lo veo, no te voy a decir que no me pongo nervioso. Sigue siendo muy groso. Lo viste toda tu vida, seguro gritaste un gol de él. Aparte en mi casa nos encanta Tevez, aunque seamos de Independiente.

Apache: la vida del ídolo antes del ídolo

Apache, la vida de Carlos Tevez, se estrena este viernes 16 en Netflix.

Apache, la vida de Carlos Tevez, se estrena este viernes 16 en Netflix.

A partir de este viernes 16, ya estarán disponibles los ocho capítulos de Apache, la serie de Netflix que contará la historia de vida de Carlos Tevez en Fuerte Apache, antes de convertirse en uno de los máximos ídolos de la historia de Boca Juniors.

Desde el accidente y la quemadura cuando era bebé; su crianza con sus tíos adoptivos y sus primeros pasos en el futsal de All Boys; hasta las pruebas en Vélez Sarsfield, los picaditos en el potrero del Fuerte, y su devenir diario en un barrio donde los tiros y el narcotráfico forman parte del paisaje natural.

Apache es producida por Torneos y fue creada por Leonardo De Pinto, productor junto al propio Tevez, quien presentará la historia al comienzo de cada capítulo. El guión y la dirección lleva el sello de Israel Adrián Caetano, que hace unos días habló de la serie con Clarín.

“Su debut en Boca ya está en YouTube y hasta se han escrito libros, pero esto es otra cosa. Es la historia de cómo sale de ese lugar que lo tenía predestinado a la violencia. Una vez me contó que estaba hablando con un tío y vino uno y le pegó un tiro al lado de él“, contó el director experto en historias marginales (Pizza, birra, faso, Un oso rojo, Tumberos, El Marginal).

Se crió esquivando balas, y la serie plantea ese universo. Acá la muerte violenta causa pavor, miedo. Quisimos huir todo el tiempo de que la violencia quedara como un recurso barato. Está puesta en momentos muy concretos, pero lo más violento es cómo se va destruyendo la infancia“, agregó Caetano, y la resume como una mezcla de tragedia griega y western. 

A Murillo lo acompaña un elenco de talentosos actores como Alberto Ajaka y Vanesa González (los tíos de Carlitos), Sofía Gala (su madre), Diego Pérez (Ramón Maddoni, el cazatalentos que descubrió al crack), y Patricio Contreras, entre otros.

En Europa también se consiguen

A pesar de su corta edad y carrera, Balthazar ya reúne varios títulos importantes en cine y televisión. Ahora, a su filmografía le suma su primera incursión española en Paraíso, una nueva ficción ibérica que combina drama juvenil, ciencia ficción y misterio, producida por Movistar+.

Balthazar Murillo, quince años y un futuro enorme. Foto: Andres D'Elía

Balthazar Murillo, quince años y un futuro enorme. Foto: Andres D’Elía

Hace un mes y medio viajé a Madrid para un casting y quedé preseleccionado para Paraíso. Es un poco parecida a Stranger Things, sobre unos nenes que desaparecen en un boliche. Está ambientada en los 90′. Es parecida a Verano azul, una serie de los 80′. Digamos que es como una mezcla de Verano azul y Stranger Things.

WD