Por si la sobredosis de vídeos de gatitos a la que nos vemos expuestos en cuanto hacemos un par de clicks en YouTube, Instagram, o en prácticamente cualquier rincón de Internet, no fuese suficiente —no seré yo quien se queje—, el estreno de ‘Capitana Marvel’ ha traído bajo el brazo un nuevo minino al que rendir pleitesía y que se ha convertido en la gran estrella de la función.

Pero mucho antes que Goose, la gran pantalla ha sido la pasarela perfecta para muchos otros felinos —tanto reales como animados— que han robado corazones y han llegado incluso a convertirse en auténticos mitos del séptimo arte. A continuación os traigo un listado con once gatos de cine que han ronroneado, bufado y encandilado al respetable en largometrajes de lo más variopintos.

[embedded content]

Gato (‘Desayuno con diamantes’)

[embedded content]

Comenzar con un clásico es jugar sobre seguro, así que vamos a arrancar este compendio gatuno por todo lo alto de la zarpa de Orangey, el único gato actor ganador de dos Premios PATSY que culminó su carrera apareciendo en la mítica ‘Desayuno con diamantes’ de Blake Edwards, compartiendo pantalla con Audrey Hepburn y George Peppard. Una auténtica estrella a quien también pudimos ver dando vida a Butch en ‘El increíble hombre menguante’.

Las 12 mejores películas con tiburones asesinos

El gato de Vito Corleone (‘El padrino’)

[embedded content]

Puede que el gato que aparece en la escena de presentación de Don Vito Corleone en ‘El padrino’ sea el más recordado de su especie. Por todos es conocida la historia de que el animal no estaba presente en el guión original, y que Marlon Brando decidió incorporarlo al rodaje en el último momento tras encontrarlo en uno de los parkings de los estudios de Paramount. El resto, es historia; y una de las mejores, porque este pequeño añadido enriqueció la descripción del personaje hasta límites insospechados, ayudando a desarrollar la empatía y reflejando el lado más cálido de un protagonista implacable.

El gato de Blofeld (Saga 007)

[embedded content]

Que levante la mano quien haya compartido habitación con un gato y una silla de despacho, y no se haya girado con el felino en su regazo y cara de pocos amigos para dar la bienvenida a alguien. Si lo habéis hecho, tranquilos, es perfectamente normal, porque el acompañante peludo del icónico Ernst Stavro Blofeld, archienemigo del agente 007, es probablemente más recordado que su pérfido dueño —no hay que olvidar que en ‘Operación Trueno’ y ‘Desde Rusia con amor’ es el recurso para identificar al villano, que permanece fuera de campo—.

Thackery Binx (‘El retorno de las brujas’)

[embedded content]

Puede que no sea tan genial como Salem, de ‘Sabrina, cosas de brujas’ —hacía chistes sobre el Fary y el Atlético de Madrid, claro que no es tan genial—, pero hay que reconocer que Tackery Binx es uno de los mejores gatos negros parlantes e inmortales que han paseado por la gran pantalla. Y es que pocos han llevado con tanto estilo eso de ser cuadrúpedos maldecidos por un trío de hechiceras como las hermanas Sanderson de ‘Hocus Pocus’.

Jones (‘Alien: El octavo pasajero’)

[embedded content]

Pocos géneros congenian tan bien con la presencia de un gato como el terror. La cantidad de muestras de esta afirmación es lo suficientemente extensa como para no detenernos en ellas en este momento, pero de tener escoger a un representante, ese sería, sin duda, la mascota de Ellen Ripley en ‘Alien: El octavo pasajero’. Jones —Jonesy para los amigos— es una auténtica belleza naranja que dejó para el recuerdo uno de los bufidos más horripilantes de la historia del cine. 40 años después continúa helando la sangre.

Rufus (‘Re-Animator’)

[embedded content]

Al contrario que Jones, que estaba vivito y coleando, el cine de terror nos ha dejado un buen surtido de mininos no-muertos. He estado tentado de escoger a Church —o Winston Churchill—, de ‘Cementerio de animales’ para ilustrar este apartado, pero finalmente ha sido Rufus quien se ha llevado el gato al agua —no he podido evitarlo—. Nada mejor que revivir al gato muerto de tu compañero de piso para brindar al público una de las escenas más delirantes del terror ochentero.

Keanu (‘Keanu’)

[embedded content]

Que Keegan-Michael Key y Jordan Peele son dos auténticos genios de la comedia —ahí está su show ‘Key and Peele’ para demostrarlo— no es nada nuevo; pero si juntas al dúo humorista con uno de los gatitos más monos que ha visto el séptimo arte, sus gags pasan a un segundo plano. Puede que ‘Keanu’ no sea una de las comedias más lúcidas que hayamos visto durante los últimos años, ni mucho menos lo mejor de sus protagonistas, pero, ¿quién puede resistirse a un animalito tan adorable?

Mr Jinx (‘Los padres de ella’)

[embedded content]

He de reconocer que soy un auténtico devoto de esta comedia protagonizada por Ben Stiller y Robert De Niro. Los motivos, además de incluir al dúo de actores, a un plantel de secundarios envidiable y a un tratamiento de la comedia y de los personajes que da pie a situaciones delirantes, pasan por Mr. Jinx, el gato de Jack Byrnes, entrenado para utilizar el váter o saludar con la pata —entre otras cosas—, y por su congénere “disfrazado” con el que Greg pretende dar el cambiazo a su suegro.

‘Los Aristogatos’

[embedded content]

Si por algo tengo que pedir perdón a mis padres, es por haberles torturado durante meses poniendo el VHS de ‘Los Aristogatos’ en bucle y dando la murga durante horas y horas con la aún hoy alucinante canción que decía aquello de “Todos quieren ser un Gato Jazz”. Los felinos animados más memorables del universo Disney merecían un lugar en esta lista por aquellos buenos momentos, y por ser los protagonistas de uno de los mejores clásicos animados que nos podemos llevar a la boca.

El gato con botas (‘Shrek 2’)

[embedded content]

No sé quién sería el director de casting que pensó por por primera en Antonio Banderas para doblar al Gato con Botas en la segunda entrega de ‘Shrek’, pero tiene ganado el cielo. A la larga, el peludo espadachín terminó convirtiéndose en uno de los mayores reclamos de la franquicia, e incluso llegó a tener su filme en solitario; cómo no íbamos a adorarle con esos ojillos que pone…

Goose (‘Capitana Marvel’)

[embedded content]

Para terminar, por supuesto, había que dedicar su espacio personal al adorable Goose. O tal vez deberíamos decir “adorables”, porque el gato de la Capitana Marvel fue interpretado en realidad por cuatro animales llamados Gonzo, Rizzo Archie y Reggie —los dos primeros bautizados en honor a los Teleñecos y los dos segundos en referencia a los personajes de Archie Comics—. Sólo espero que en ‘Vengadores: Endgame’ vuelva a hacer acto de presencia y comparta una escena con Rocket, porque el espectáculo podría ser desternillante.

Como suele decirse, ni son todos los que están, ni están todos los que son. Son muchos los gatos de cine que nos han acompañado a lo largo de la historia, y los once que aparecen en esta lista lo han hecho por mi criterio personal, así que os invito a que compartáis con nosotros cuáles son vuestros felinos favoritos y cuáles añadiríais a la selección.