La renovación de 30 de los 60 diputados en la elección de octubre dará como resultado un nuevo equilibrio legislativo, que hará más difícil conseguir los 40 votos necesarios para sancionar leyes como el otorgamiento de concesiones o las modificaciones al código electoral, entre otras.