El Presidente lo dijo durante su discurso en la cena conmemorativa por los 100 años de la automotriz Fiat en la Argentina.