“Aumenta la tasa de interés que cobran los banqueros, quema las reservas del Banco Central, consiente la fuga de capitales y profundiza el endeudamiento. ¡Basta!”, completó el dirigente, de cercana relación con el papa Francisco.