El mandatario sostuvo que el Papa “debe ser resistente a venir a la Argentina por temor a que lo dejen en uno de los bandos”, aunque, subrayó, “no está en ningún bando sino por encima”.