Alberto Fernández recibió este martes en Casa Rosada al candidato a presidente de Bolivia del MAS, Luis Arce. El hombre elegido por Evo Morales para disputar las próximas elecciones en ese país, le pidió al jefe de Estado argentino “colaboración” para que la Argentina “haga un seguimiento” de los comicios para “garantizar su transparencia”.

Por primera vez en 20 años, este 3 de mayo Morales no sera opción en las unas del país vecino. En su lugar irá su exministro de Economía.

“Hemos pedido que ellos puedan colaborar, hacer un seguimiento. No a la hora electoral solamente, sino desde el principio”, manifestó Arce luego del encuentro con el mandatario. En ese sentido, agregó: “Venimos a tocar las puertas de todos para que nos puedan garantizar y ayudar a que las elecciones en Bolivia se desarrollen y el pueblo boliviano pueda elegir democráticamente su Presidente”.

A su vez, precisó: “Tenemos en este momento un proceso electoral en marcha en Bolivia que no garantiza la transparencia, que no garantiza que los resultados en las urnas sean los que al final se respeten por este gobierno de facto que tenemos en Bolivia”.

 Arce le obsequió a Fernández un libro de su autoría. (Foto: Twitter /@LuchoXBolivia)
Arce le obsequió a Fernández un libro de su autoría. (Foto: Twitter /@LuchoXBolivia)

Al hacer referencia a la respuesta que le dio Fernández a su pedido, el postulante del MAS remarcó: “Hemos recibido la más cordial bienvenida a nuestra propuesta. Estamos muy contentos con eso y esperamos que muchos países puedan continuar apoyándonos en esto”.

“Le explicaba al presidente argentino que no existe ningún fundamento jurídico ni legal para mi impugnación ni la del presidente Evo (Morales). Ninguno está en una condición equivocada, por lo tanto es netamente político”, agregó.

En esa línea Arce indicó que su partido es “observado injustificadamente por el Tribunal Supremo Electoral” y afirmó que “no garantiza el sistema el cómputo del voto adecuado”, según consignó Noticias Argentinas.

“Han modificado las normas para que no haya un conteo rápido sino luego de 10 días. Hay muchos problemas y nadie nos puede garantizar, excepto la comunidad internacional, por eso venimos a tocar las puertas de todos”, argumentó al tiempo que concluyó: “Queremos tocar la puerta de los países amigos en Sudamérica, también de la fundación Carter. En fin, de varias instituciones europeas especializadas en votación para que nos puedan ayudar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here