A la ya confirmada salida del cuerpo técnico que encabeza Guillermo Barros Schelotto hay que sumarle la de algunos jugadores que por diferentes cuestiones no seguirán en Boca. Algunos serán vendidos, a otros no se les renovará el contrato y unos pocos tal vez rescindan de común acuerdo, como en el pasado ocurrió con Orion, por dar un ejemplo.

Mirá también: ¿Cuándo asume y qué perfil de DT busca Boca?

Lisandro Magallán es el único futbolista por el que Boca ha recibido ofertas. Tal como ocurrió en el mercado anterior fue el Ajax de Holanda el que acercó una propuesta para llevárselo de cara al 2019 que asoma. Los nueve millones de dólares que ofrecieron no terminan de convencer, aunque teniendo en cuenta que hasta el momento es el único jugador del plantel que ha despertado interés en los clubes de Europa existe la posibilidad de que se vaya.

Magallán había estado a punto de irse al Ajax en junio pasado pero los holandeses se cansaron de esperar la aprobación final de Boca y la operación se cayó. Se cerraría ahora.

Los que con seguridad se irán son Edwin Cardona, Cristian Espinoza, Gino Peruzzi y Carlos Lampe. A los cuatro se les vencen los contratos y no van a renovárselos. El caso más difícil de resolver fue el del mediocampista colombiano, cuya opción de compra era de seis millones de dólares, demasiado dinero para un futbolista que no rindió como esperaban.

Cardona es uno de los que no seguirá.

Fernando Gago y Pablo Pérez son los otros dos que podrían alejarse. Al primero, otra vez gravemente lesionado (este viernes recibió el alta médica que le permitió abandonar el sanatorio y volver a su casa), le esperan cuanto menos seis meses de recuperación y no se descarta la posibilidad de que decida retirarse; el otro, cuyo contrato vence en diciembre de 2019, estaría cansado de todo lo que implica el Mundo Boca y si desde el club le dan el OK también podría partir.

Mirá también: Alta para Gago

¿Continuará el capitán Pablo Pérez en Boca?

La situación de Wilmar Barrios, Nahitan Nández y Cristian Pavón es similar. El buen rendimiento que tuvieron, sobre todo en la primera mitad de año, empujó a la dirigencia a mejorarles los contratos y a ajustarles las cláusulas de rescisión, que van de los 24 a los 50 milones de dólares. Se esperaba que llegaran ofertas por ellos pero hasta el momento Boca no ha recibido ninguna. Y a esta altura del 2018 el único de los tres que parece intransferible es el uruguayo.

Los hinchas quieren que Nández sea el alma del Boca 2019.

En cuanto a los refuerzos el único confirmado es Frank Fabra, quien atraviesa la última etapa de la recuperación que tuvo que afrontar tras haberse roto los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda a días de que empezara a disputarse el Mundial de Rusia, adonde había viajado con la selección colombiana. El resto, por ahora, son preguntas sin respuestas.