Marina

Friedlander

Periodista

La Cámara de Aeroaplicadores de la Provincia de Buenos Aires (Capba) rechazó el fallo que limita las aplicaciones aéreas y terrestres en Pergamino y aseguró que “no hay motivos técnicos” para la medida, que establece una distancia de 3.000 metros para aviones y 1.095 para tierra.

“Consideramos existe suficiente cuerpo de prueba académica que demuestra que no hay motivos técnicos para excluir o alejar a estas distancias absurdas las aplicaciones aéreas, y confiamos en que este expediente u otros relacionados a la temática sean guías de trabajo para que impere la racionalidad“, expresó Capba.

Es que, originalmente, la ley fijaba para las aplicaciones aéreas un límite de 2.000 metros, por lo que los aeroaplicadores confiaron en que la continuidad del proceso judicial “se ajuste a lo que el mismo fallo menciona”, en relación a “armonizar la tutela de ambiente y el desarrollo mediante un juicio de ponderación razonable”.

“La tutela del ambiente no significa detener el progreso, sino, por el contrario, hacerlo más perdurable en el tiempo de manera que puedan disfrutarlo las generaciones futuras”, expresó la cámara.