BOSTON – Frank Vogel, entrenador del Orlando Magic, le tiró flores a Al Horford antes de enfrentar a los Boston Celtics este viernes, llamándolo el jugador “menos apreciado de la liga”. Luego, su pobre Magic tuvo una muestra de lujo sobre como Horford se ha ganado esos elogios.

Horford igualó la mejor marca de su carrera con 10 asistencias, siete de ellas en el primer cuarto, y fue vital para que los Celtics dejen de contar con arranques letárgicos durante su victoria por 118-103 sobre el Magic en el TD Garden.

Kyrie Irving fue el máximo anotador del partido con 30 puntos, y Terry Rozier acabó con una sequía anotadora al contar con la noche más productiva de su trayectoria aportando 23 puntos. Sin embargo, fue Horford el que marcó la pauta después de que su entrenador Brad Stevens le recordó sutilmente a su equipo que el movimiento del balón sería clave para evitar los malos momentos en la primera mitad que plagaron a los Celtics durante su racha reciente de 16 victorias consecutivas.

Horford asistió en las primeras cuatro canastas de Boston, las cuales ocurrieron durante 87 segundos en el primer cuarto. Primero, él encontró a Irving saliendo de una pantalla, y luego él penetró la zona pintada para encontrar a un Jayson Tatum que le agradeció el pase con un triple. Luego de que una entrega le facilitó a Tatum otra oportunidad desmarcado, Horford se vistió de armador tras un rebote defensivo y llevó al balón de costa a costa para una bandeja de Kyrie Irving tras un alley-oop.

Horford apenas anotó cinco puntos, pero sus asistencias concretaron 23 en total antes de que él pueda descansar temprano con Boston cómodamente en ventaja.

“Probablemente él sea el tipo menos apreciado de la liga, para mí, por todo lo que hace”, dijo Vogel.

“Él juega de 4, de 5 y bloquea tiros. Ellos pueden cambiar en defensa y él se comunica con las manos. Y, obviamente, cuando tú cuentas con la capacidad de contar con cinco tiradores de triples en la cancha gracias a lo que él puede hacer [en ataque]. Si cambias la marca y él encara hacia el poste bajo, crea espacio para Kyrie y los aleros… para mí, él es probablemente el tipo menos apreciado de la liga”.

La explosion ofensiva de este viernes fue bienvenida por Boston, ya que los Celtics tuvieron que remontar un resultado adverso ocho veces distintas durante su seguidilla ganadora de 16 juegos. Eso incluyó múltiples déficits de 10 puntos o más. Es más, Boston casi remontó otro antes de perder en Miami el miércoles.

El rating ofensivo de Boston en la primera mitad esta temporada es un anémico 96.6. El viernes, por otro lado, Boston anotó su mayor cantidad de puntos en la primera mitad con 73 y contó con un rating de 139.

“Nosotros no nos reunimos para nada durante los últimos dos días, pero ese mensaje [de mover el balón de lado a lado] fue recibido”, dijo Stevens. “Ojalá que podamos seguir jugando así. Es que es difícil anotar contra buenas defensas de la NBA sin moverlo de lado a lado”.

También ayuda contar con un creador como Irving en la duela. El base de los Celtics llegó a los 30 puntos por tercera vez en los últimos cuatro partidos (todo esto ocurre después de que él anotó 30 apenas una vez en los primeros 15 compromisos del equipo)

Boston iba ganando por 32, su margen más amplio de la temporada, en la segunda mitad. Eso les permitió a Irving y Horford ser espectadores de lujo en el último cuarto.

Ese fue un gran beneficio para Boston, que tiene que jugar por segunda vez en dos días contra Indiana este sábado.

“Yo simplemente estoy content por jugar en el mismo equipo que [Horford]”, dijo Irving. “Así que lo aprecio a él todos los días. Yo pienso que Frank solo tiene la oportunidad de verlo una o dos veces por video o algo así. Así que el aprecio que yo tengo por Al se refleja cada día que yo tengo la oportunidad de jugar con él.

“Yo creo que él tuvo como siete asistencias en el primer cuarto. Así que cuando Al juega a ese nivel, los otros jugadores encestan canastas y todo se vuelve mucho más fácil para todos nosotros. El ritmo del partido también. Él agarra un rebote y encara o hace una cortina y nos deja desmarcados — él hace un gran trabajo con eso”.

Cuando la conversación cambió hacia el movimiento del balón de Boston con las 27 asistencias en 42 canastas, Irving agregó: “Básquetbol bello. El básquétbol es bello cuando se lo juega de la manera correcta. No estoy diciendo que no lo hemos estado haciendo, pero el balón iba de lado a lado y encarábamos hacia donde necesitábamos encarar. Fue muy lindo verlo y bellísimo formar parte de ello”.