Sólido en el ataque y con una buena actuación en defensa, Platense consiguió liderar el primer cuarto tanto en el marcador como en el ritmo del juego.

Con algunas complicaciones por momentos debido a la presión alta del conjunto cordobés, le costó convertir. De todas formas, faltando cinco minutos para que finalice el primer cuarto, San Isidro ya estaba en penalización y algunos de sus jugadores debían cuidarse con las faltas.

Una oportuna entrada de Genario Lorio, quien colaboró con un triple fundamental, logro terminar el primer cuarto 21 a 15.

Comenzado el segundo cuarto, a los dirigidos por Alejandro Vázquez les costó mantener el trabajo realizado en los primeros diez minutos y la visita se acercó un poco más en el tablero. Fue así que en el Calamar volvieron a ingresar Felipe Pais y Pablo Bruna.

Foto: Platense Básquetbol / @basquetplatense

Acomodadas un poco las ideas, los de Saavedra, volvieron a desplegar un básquet de alto nivel y alta efectividad. Así, se fue al descanso con un ventaja de diez puntos a favor.

Aunque siguió liderando el goleo, una serie de malas decisiones e ineficacia hizo que la visita lo ponga contra las cuerdas. Platense llegó a estar arriba tan sólo por un Punto, cuando tendría que haber estado más cómodo en el trayecto del cuarto.

Un buen cierre y un triple clave de Alejandro Pappalardi sobre el final le dio respiro para irse al último cruce del partido 57-52 en ventaja.

Llegaron los minutos finales y el Marrón pudo revertir su imagen y eficacia. Logró también, que su rival no pueda convertir hasta los cinco minutos, factor fundamental para aprovechar y sacar adelante lo último del encuentro.

Pasados los minutos y con un cierre espectacular de Pablo Bruna los locales estiraron aún mas la ventaja para llevarse el triunfo cómodamente.